Catalina de Ribera

 

Pino emblemático, actuación incomprensible

El pino piñonero de los jardines de Catalina de Ribera, con más de un siglo y medio de existencia, murió en 2016.

Los árboles crecen, se desarrollan, se reproducen y... mueren. Lo que nadie ha explicado es cuál ha sido la causa de su progresivo deterioro. No, no conoceremos por qué ha desaparecido.

Sencillamente, el árbol más emblemático de estos jardines, ha muerto.

Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla ha actuado: ha plantado un nuevo pino junto al que ha perecido.

Al ver la actuación me he quedado estupefacto: ¡no daba crédito a lo que estaba viendo!

El pino desaparecido era un pino piñonero Pinus pinea árbol de extraordinario valor ornamental que, de forma individual o formando masas arboladas, se constituye en foco visual de cualquier parque por su gran belleza y fuerza estética.

El pino plantado, en un acto presidido por el Director de Medio Ambiente del Ayuntamiento, es un pino carrasco Pinus halepensis cuyo valor ornamental es escaso.

Pero ¿es que no saben diferenciar un pino piñonero de uno carrasco? ¿No han visto las diferencias estéticas y paisajistas entre un pinar de piñonero y una masa forestal de carrascos?

Yo creo que es aún más grave: les da exactamente igual.

Queda el esbelto y elegante tronco del pino desaparecido.

Quizá sea buena idea mantenerlo.

Aunque yo, generalmente, no suelo conservar embalsamados a mis seres queridos ornamentado el salón de mi casa.