Parque Rectora Rosario Valpuesta
Un poco de historia

Los conocidos inicialmente como Jardines de la Pirotecnia –situados entre las calles Presidente Cárdenas y Pirotecnia– fueron construidos en 2002 en los terrenos liberados tras la retirada del Ministerio de Defensa de la antigua Pirotecnia y en el solar que ocupó la antigua Fábrica de Abonos Cross.

En esta zona se levantaron en 1847 los edificios y naves de la Fábrica de Pirotecnia Militar de Sevilla, industria militar dedicada a la producción de municiones y explosivos. Estos edificios experimentaron ampliaciones y remodelaciones a lo largo de un siglo hasta que a finales de los sesenta del siglo XX, tras años de declive industrial, cerraron sus puertas y quedaron completamente abandonados.
A partir de los restos arquitectónicos que perduraron, la Universidad de Sevilla construyó en 2008 las Facultades de Derecho y Ciencias del Trabajo, que se encuentran junto a los nuevos jardines.

Desde 2014, los Jardines de la Pirotecnia han pasado a denominarse Parque Rectora Rosario Valpuesta, en homenaje a la primera rectora de la Universidad Pablo Olavide de Sevilla, institución que se desarrolló con su decisiva contribución.

El Parque, con una superficie de 11.500 m2 y planta triangular, presenta caminos rectilíneos, bancos de madera, zonas de juegos infantiles y un área habilitada para la estancia de perros.
Y una escultura que homenajea al campeón de la liga de futbol la temporada 1934-1935: el Betis Balompié que, como el resto de equipos durante la Segunda República, había abandonado el calificativo de Real aquellos años.
Inaugurada en 2007, la escultura realizada en bronce por José Antonio Navarro Arteaga presenta a un futbolista apoyado sobre un balón levantado la copa ganada, envuelto a modo de esfera por bandas de acero en las que figuran los nombres de los jugadores de aquel equipo legendario.

En el parque crecen jacarandas, ciruelos de Japón, sóforas y árboles del amor. En la zona más próxima a las facultades hay plátanos de sombra, una melia y un enorme laurel de Indias. Celestinas, pacíficos, solanos de flor azul y buganvillas se sitúan en el cerramiento.